Cuando el término Big Data no es suficiente

Por Diego Hueltes, experto en Big Data e Inteligencia Artificial y Data Scientist. Docente del Máster en Big Data y Business Analytics.

Con la reciente revolución de los datos, los que nos dedicamos al campo del Big Data o Inteligencia Artificial estamos viviendo una época dorada. Si además nos dedicábamos a ello al menos hace cinco años, hemos vivido en directo la profunda transformación de no ser capaces a analizar unos pocos MegaBytes de datos, a ser capaces de hacerlo al nivel de TeraBytes o PetaBytes. También hemos visto, por ejemplo, cómo clasificar una imagen mediante software, entendiendo lo que hay dentro. Ha pasado de ser una tarea inabarcable a ser algo común y rutinario.

Es muy normal que mezclemos los términos de Big Data, Machine Learning (Aprendizaje Automático en español), Business Intelligence o Inteligencia Artificial. Cuando alguien se introduce en el sector, sufre a veces de una confusión inicial más que justificada.

Siempre que tengo la ocasión, me gusta desmitificar el término de Big Data. Inicialmente, el Big Data, no era más que procesar una cantidad de datos muy grande. Antes no podíamos y ahora sí. Ésta y no otra, es la razón del gran auge del sector en los últimos años. Ahora sí podemos hacerlo porque se han dado una conjunción de motivos que lo han permitido: el abaratamiento de las máquinas que procesan los datos, su aumento de potencia o que ahora sabemos cómo usar el famoso “Divide y vencerás” de Napoleón, aunque en el sector lo llamamos MapReduce.

Ahora que podemos extraer analíticas de cantidades masivas de datos, podemos usarlas para optimizar nuestro negocio hasta el extremo, visualizando cada coste al nivel de céntimo, y sin error, dando lugar así al Business Intelligence.

Pero claro, si además de ver que está pasando, queremos saber qué pasará, podemos hacer uso de las diferentes técnicas de Machine Learning para que nuestros ordenadores aprendan de los datos existentes para hacer predicciones muy certeras. Si queremos llegar a un nivel de sofisticación, o nuestros datos son muy complejos, como imágenes o texto, entonces podemos usar un subconjunto de técnicas de Machine Learning llamadas Deep Learning.

No solamente de Deep Learning vive la máquina, así que cuando queremos que una máquina aprenda sin datos pasados, recurrimos al Reinforcement Learning que es capaz de ganar a los humanos al viejo juego de Go solamente con ensayo-error, o incluso conducir un coche de forma autónoma.

Reinforcement Learning no necesita que tengamos almacenados cantidades masivas de datos…

Pero espera, si habíamos empezado hablando de Big Data, que se basa en los datos… ¿Qué ha pasado? Pues que comenzamos con un término que no abarca la enorme transformación proporcionada por ese atrevidamente llamado “petróleo del siglo XXI” que son los datos, pero que parece haberse hecho padre de todos ellos.

Hay un caso muy interesante en España, la conferencia Big Data Spain, que es un referente a nivel Europeo. Comenzó hablando de Big Data, pero poco a poco fueron introduciendo otras charlas. Yo mismo hablé hace un par de años sobre Machine Learning, y para entonces ya había un gran porcentaje de Inteligencia Artificial entre sus charlas, y al año siguiente también IoT (Internet de las cosas), o incluso Blockchain… Tanto es así que este año la conferencia se ha llamado Big Things Spain.

Y no es algo que ocurra únicamente en España. El año pasado hablé de Machine Learning en el Big Data Lithuania. Ahora mismo me encuentro en un avión de camino a Big Data Days Moscú, y el mes que viene también lo hago en el Big Data Europe… ¿Adivinas de qué voy a hablar en ambas charlas? Efectivamente, no es de Big Data… ¿o sí?

Big Data se ha convertido en un término que lo abarca todo, y aunque no sea del todo correcto, al menos, da en el clavo en dos cosas: es algo muy grande y todo ha sido gracias a los datos.

Si al principio del artículo has pensado “¡Vaya, que pena no haber empezado en esto hace cinco años para ver la revolución en directo”. No te preocupes, porque lo que está por venir, es todavía mejor.

Juntos veremos el nacer del Artificial General Intelligence, que es algo así como que la Inteligencia Artificial llegue a niveles humanos, o incluso a la Super Intelligence, que significa que serán incluso más inteligentes que nosotros.

Así que cuando veas una formación en Big Data, asegúrate que no sea del todo precisa con el término y también te enseñen sobre Machine Learning (Aprendizaje automático), Business Intelligence y cualquier otro término nuevo que hayan inventado mientras voy en este avión de camino a Moscú, que al ritmo que vamos, seguro lo han hecho… Y eso es maravilloso, porque significa que estamos viviendo la revolución de los datos en directo.

Deja un comentario